Inicio » Tratamientos

Tratamientos

Las soluciones contra el insomnio giran en torno a dos posibilidades complementarias: los tratamientos farmacológicos y los no farmacológicos, aunque es importante comenzar con la eliminación de hábitos erróneos en el estilo de vida (higiene del sueño) y es fundamental conocer qué tipo de insomnio se padece.

Tratamientos farmacológicos

Mediante el uso de medicamentos hipnóticos y no hipnóticos, constituye la solución más común contra el insomnio, aunque es debido recordar ciertas pautas de su empleo, así como tener en cuenta ciertos riesgos que conllevan, para lo cual es imprescindible siempre contar con nuestro médico de cabecera.

[Seguir leyendo]

Tratamientos no farmacológicos

Se trata de intervenciones psicológicas y educativas a través de técnicas conductuales y cognitivas principalmente. Deben de tenerse muy en cuenta ya que resultan de enorme efectividad a largo plazo, y combinados con otras terapias médicas consituyen las herramientas principales para combatir el insomnio.

[Seguir leyendo]

Tratamiento etiológico

El profesional médico al que acudamos trabaja sobre las causas subyacentes de nuestro insomnio. Ya que éste puede constituir un síntoma de otros trastornos como algunos de índole psiquiátrica, o dolores que formern parte de otro cuadro médico. Por eso es importante un análisis exhaustivo y global de cada caso.

Homeopatía

Cada ves más a menudo la gente un poco cansada de la médicina tradicional se pasa a probar con otras terapias, como esta en la que se sopesan los síntomas como una reacción del organismo a una afección, de manera que se le proporcionan estimulantes en este sentido para que que sea capaz de combatir el insomnio en nuestro caso.

[Seguir leyendo]

Acupuntura

La Medicina tradicional china ha aportado siempre su sabiduría en el tratamiento de múltiples afecciones, más con respecto al dolor, pero igualmente puede contribuir a un estado de mayor relajación muscular que propicie una disminución del estrés y por consiguiente nos ayude a mejorar nuestra conciliación o mantenimiento del sueño.

[Seguir leyendo]